preloader
  • Proyectos Empresas: +56 942497738
  • Lunes a Viernes: 8:00-13:00 hrs. | 14:00 - 18:00 hrs.
LAS ERNC COMO OPCIÓN ENERGÉTICA-FRENTE A MEGAPROYECTOS ENERGÉTICOS DE GRAN IMPACTO AMBIENTAL.
Energía renovable Noticias

LAS ERNC COMO OPCIÓN ENERGÉTICA-FRENTE A MEGAPROYECTOS ENERGÉTICOS DE GRAN IMPACTO AMBIENTAL.

En 2024 las energías renovables igualarían lo generado por el complejo hidroeléctrico HidroAysen diseñado para la Patagonia.

En la pasada década, Chile presentaba un escenario poco optimista sobre el futuro energético del país. Los crecientes costos eléctricos debido principalmente a la dinámica de los precios del carbón y el diésel, el estancamiento de nuevos proyectos de generación eléctrica convencional y el corte de suministro de gas de Argentina presentada como la solución en aquella época, hicieron caer al país al borde de una crisis energética, despertando los fantasmas de racionamiento y cortes energéticos programados para apalear la situación, instaurando un clima de prioridad nacional para encontrar una solución rápida y efectiva con carácter de urgente en base a un megaproyecto hidroeléctrico. Es en este contexto que apareció, HidroAysén, un proyecto que contemplaba la construcción y operación de cinco centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker y tres en el río Pascua, en la región de Aysén, proyecto que se vería como la única solución posible ante tal problemática, capaz de generar la energía necesaria para el país a la vez que asegurar las bases para la creciente economía nacional, pero con un alto costo medioambiental lo que ocasionó una gran oposición.

El proyecto fue aprobado por los organismos nacionales, pero fue rechazado por un elevado porcentaje de la ciudadanía chilena originándose diversas huelgas y marchas que se desarrollaron en todo el país, Los principales detractores iniciaron acciones legales en contra del proyecto, y se masificaron las protestas organizadas. En abril de 2011, el proyecto HidroAysén ya contaba con un rechazo creciente del 61% por parte de la ciudadanía, a pesar de la enorme campaña publicitaria. Luego de aprobado el proyecto, el mismo mes este porcentaje de rechazo aumentó a un 74%, siendo que aún faltaba que se aprobase la segunda parte del proyecto que contemplaba un tendido eléctrico, Lo que finalmente gatilló en mayo de ese año, que Colbún S.A. solicitará la suspensión de dicha tramitación, aduciendo la falta de un marco adecuado para proyectos energéticos de tal envergadura.

Actualmente, este escenario es radicalmente diferente, el contexto energético del país es muy favorable y con gran mercado para el futuro, llegando incluso a exportar energía a países vecinos, ejemplo de esto es la cita de esta semana en medios Argentinos donde señalan “Argentina comenzará esta semana a comprar gas natural a Chile al ser insuficiente lo que recibe desde Bolivia, aunque ello le costará más del doble” por lo que lleva a preguntar, ¿Qué es lo que sucedió en Chile para tener tal cambio, en tan poco tiempo?

La respuesta es una variable no considerada en esa época, pero que poco a poco ha cobrado una alta importancia en la matriz energética del país y con un crecimiento explosivo este último tiempo, estas son las energías renovables.

Chile es uno de los países que ha experimentado uno de los mayores crecimientos en este tipo de energías en el mundo, convirtiéndose en uno de los principales referentes en esta materia a nivel mundial y en el principal propulsor de energías renovables a nivel latinoamericano, pasando en una década de tener el 1% de participación en la matriz energética del país (2006), a tener actualmente el 14,7% según cifras de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera).

Con estas cifras de crecimiento, la participación de las energías renovables en el país puede comprarse ya con grandes proyectos de generación de energía convencional de gran impacto ambiental. Es así que, de acuerdo con los cálculos del gremio, el parque renovable instalado en el país generó durante el primer trimestre del año un 58,1% de lo que generaría el polémico megaproyecto HidroAysén.

Esto responde como Chile pasó de ser un país con un fuerte déficit energético, con una economía muy vulnerable por este ítem, a tener un panorama radicalmente diferente. Con un futuro aún mejor entregando una gran oportunidad a inversionistas que quieran desarrollarse en este rubro.

Según los cálculos de Acera (Asociación Chilena de energías Renovables) –calificados como conservadores, en 2024 la generación renovable igualaría la producción estimada para el complejo hidroeléctrico HidroAysén y en 2025, la energía entregada por las ERNC al sistema superaría los 18.430 GWh.

Respecto a la composición de estas energías, Finat comenta que si bien es complejo pronosticar cómo se compondrá la generación renovable el 2024, la tecnología fotovoltaica sería la principal dentro de la generación de ERNC con 43%, seguida por la eólica (28%), la bioenergía (13%), la hidroeléctrica de pasada (10%), la termosolar (5%) y la geotérmica (2%).

Esto viene a respaldar el avance que ha tenido este tipo de proyectos en el contexto nacional, en especial la tecnología solar fotovoltaica entregando una solución energética como país totalmente viable frente a megaproyectos energéticos de gran impacto ambiental. Evitando depender de una fuente única de energía y diversificando la matriz, minimizando los monopolios energéticos al incorporarse más actores en la generación de energía eléctrica, por lo tanto asegurando un futuro sustentable tanto económico como ambientalmente para Chile.

 

Nicolás Sanhueza

Project Manager | TRITEC-Intervento
[email protected]